Dragon Ball Z Capítulo 40 – ¿Es ese Namekusei?

Bulma, Krilin y Gohan están rodeados de niños armados. Un niño mayor se adelanta, aparentemente el líder del grupo. Gohan y Krilin tratan de explicar su situación a su vez, pero ambos terminan esquivando sus disparos. Una niña pequeña con un osito de peluche, Emi, patea a Krilin en la espinilla. Un segundo muchacho con la mejilla vendada se adelanta llamando al líder “Zeshin”, y le urge que se deshaga rápidamente de ellos, ya que deben ser secuaces de alguien llamado “Freezer”. Antes de que Zeshin pueda seguir adelante, toda la nave espacial Espejo comienza a temblar, y las alarmas se activan. Han caído en un enjambre de meteoritos. Zeshin se precipita al puente, y Krilin y Gohan usan la confusión para rescatar a Bulma.

De vuelta en el hospital de Wukong, Goku está gritando de miedo mientras observa cómo el médico se prepara para ponerle una inyección y le dice a Goku que ni siquiera lo ha inyectado todavía. El Maestro Roshi está decepcionado, pero simpatiza con su discípulo. Chi-Chi no puede creer lo que está oyendo, comparado con las terribles dificultades que Gohan debe soportar. Se dirige a la capilla del hospital para rezar por Gohan, distrayendo a Goku el tiempo suficiente para que el médico le clavara la aguja, aunque este grita muy fuerte.

Mientras Bulma, Krilin y Gohan huyen de sus persecutores, Krilin y Gohan dudan, sintiendo que deberían ayudar a salvar a los niños. Un panel de techo gigante se suelta, y seguramente habría aplastado a varios niños si Gohan y Krilin no lo hubieran atrapado a tiempo. Zeshin es testigo de este acto heroico y no sabe qué pensar. Un incendio estalla, y Zeshin deja al segundo chico, Bun, a cargo de las cosas, mientras él, Gohan y Krilin se encargan de las mangueras juntos. Bulma se dirige hacia el puente, donde se hace cargo de pilotar la nave gigante con Bun, guiándolo expertamente a través del resto de los meteoros. Y Gohan logra rescatar a la niña con el osito de peluche de una línea de combustible explosiva, dirigiendo su propia energía para protegerla.

Una vez a salvo, Bulma no puede creer que los niños quieran volver a tomarla como su prisionera. Dicen que es colaboradora de los hombres que destruyeron su mundo. Krilin y Gohan llegan a tiempo para que Bun los acuse de estar ligados a Freezer. Cualquiera con los poderes bárbaros que mostraban tendría que serlo. Zeshin llega y les dice a todos que bajen las armas. Si realmente fueran los agentes de Freezer, ¿por qué les habían ayudado? Emi apoya a Zeshin, diciendo que todos los hombres de Freezer vinieron a destruir y matar a sus padres. Bun mira a los ojos de Gohan y recuerda haber visto a sus padres morir a manos de un soldado, además de tener la cicatriz en su mejilla. No ve el mismo mal que había en los ojos del soldado en Gohan, y se aleja.

Krilin dice que Freezer y sus hombres se parecen mucho a los Saiyajin, pero según Zeshin, los soldados no tenían cola. Krilin pregunta qué le pasó a su planeta natal, y Zeshin cuenta cómo fueron invadidos por soldados que reclamaron el planeta para Freezer. Sus padres habían sido asesinados, y sólo escaparon porque los habían enviado en naves espaciales. Los hombres de Freezer, liderados por Cui, persiguieron a las otras naves, sin embargo, la nave espejo era la única que quedaba. Los niños se dirigen a uno de los socios comerciales de su mundo, que estará encantado de atenderlos. Los dos grupos se despiden, y Krilin descubre que los niños pasaron el planeta Namekusei hace dos semanas. Zeshin le da a Bulma las coordenadas para un atajo, y está a punto de advertirle de algo, cuando el trío se va. Bulma introduce el atajo en el ordenador de la nave y se va a dormir. Krilin tiene un mal presentimiento sobre los hombres que atacaron el planeta de esos niños, y se pregunta si podrían estar mezclados de alguna manera con los Saiyajin.

A dieciocho días de la Tierra, la cápsula de Vegeta finalmente se acerca a un planeta. En la superficie, varios soldados humanoides con armadura de combate similar a la de Vegeta monitorizan su aproximación. Cuando salen a la pista de aterrizaje para saludarlo, su barco aterriza con un suave ruido sordo. No hay rastro de la cápsula de Nappa, y Vegeta no sale inmediatamente. Los soldados descubren que Vegeta lleva puesta una máscara de soporte vital y lo llevan rápidamente a las instalaciones médicas de la base. Está inmerso en una máquina médica mientras un asistente monitoriza su estado.

En el barco de Kami, Krilin y Gohan descansan cómodamente en sus futones al pie de la litera de Bulma, que una vez más volvió a estar llena. La nave empieza a temblar, y los dos insisten a Bulma a ver qué está mal, pero ella les dice que es sólo una consecuencia del atajo. El temblor se vuelve más intenso, y todo empieza a rebotar alrededor de la cabina. Una vez que el temblor se detiene, Bulma se encuentra en una posición comprometida con Krilin, y lo abofetea. Mirando por la ventana, Bulma descubre el atajo que los salvó durante dos semanas, y por fin han llegado a “Namekusei”.

Comentarios