Dragon Ball Z Capítulo 257 – La fusión fué todo un éxito

Piccoro, Yamcha, Krilin, Androide 18 y algunos otros están en el balcón del Templo de Kami observando fijamente a Super Buu, que está mirando el reloj de arena. Chi-Chi se acerca a Super Buu y lo abofetea y le recrimina por “matar” a su primer hijo, Gohan (que no está muerto). Super Buu le pregunta a Chi-Chi si le gustan los huevos, y la convierte en uno, para después pisarlo. Goten comienza a llorar, pero Piccoro le dice a Goten que devolverán Chi-Chi a la vida con las Bolas de Dragón tan pronto como Buu sea asesinado. Trunks habla con él y le anima diciendo que pueden darle una paliza. En la Habitación del Tiempo, Trunks busca comida y Goten está entrenando para vengarse de Buu. y Trunks pronto se une.

Super Buu finalmente deja que su impaciencia se apodere de él y rompe el reloj de arena. Exige a Piccoro que le muestre dónde está el contrincante. Piccoro acepta y la pandilla lo sigue en secreto. El Maestro Roshi aprovecha esta oportunidad para acosar a Bulma, y Dende se da cuenta de que Piccoro está tomando el camino más largo. Piccoro contacta telepáticamente a los chicos para decirles que él y Super Buu deberían estar allí en un minuto, que equivale 6 horas en la Habitación del Tiempo. Goten se queja de que tiene sed, pero Piccoro le dice que descanse un rato. Pronto llegan Super Buu y Piccoro. Trunks y Goten están de pie uno en frente del otro listos para realizar la Fusión. Tratan de fusionarse, pero Super Buu golpea a Trunks antes de que pudieran hacer algo. Se levanta y le dice a Buu que pelearán cuando él lo diga. Entonces se fusionan en Gotenks, y Super Buu lo reconoce. Gotenks le pega unos puñetazos en la cara, pero no hace daño a Buu.

Comentarios