Dragon Ball Z Capítulo 125 – Una prueba muy difícil para Goku

Chi-Chi es perseguida por un enorme jabalí salvaje, mientras regresa a casa desde la tienda de comestibles. El jabalí la persigue durante un rato, pero en el último segundo, el el animal se va por un acantilado. Ella suspira y vuelve a casa.

Mientras tanto Gohan está en un estanque, capturando un pez casi el doble de grande que él. Se lo muestra a Goku, quien dice que pueden comerlo en la cena, para consternación de Piccoro, ya que el pescado es lo que han comido durante dos semanas seguidas, a pesar del hecho de que, como todos los namekusei, sólo necesita beber agua. Cuando entran en la casa, Chi-Chi está sentada en la mesa, exhausta. Cuando Goku y Gohan se quitan la ropa y se la dan a Chi-Chi para que puedan bañarse, ella empieza a gritar sobre cómo quieren que la lave la ropa y haga la cena al mismo tiempo. También se queja de que no tienen coche, y de que Goku ni siquiera sabe conducir. Piccoro tampoco puede conducir, e inmediatamente exige que Goku no lo involucre en la prueba. Ellas les ordena que vayan a la autoescuela para obtener sus licencias, o se verán obligados a cocinar su propia comida. Tanto Goku como el namekusei están de acuerdo a regañadientes.

En la autoescuela, Goku ve a Piccoro vestido con alguna de sus ropas, incluyendo una gorra hacia atrás, vaqueros ajustados y una camisa púrpura y amarilla. Este explica que la ropa se la dio Chi-Chi de su armario. Goku le pide disculpas por la humillación y luego llegan los instructores. Goku está atrapado con un anciano que apenas puede abrir la puerta de un coche, mientras que Piccoro está con una mujer joven que desprende mucha ira al volante. Mientras que a Piccoro le va bien conduciendo, a Goku le va mal. Ni siquiera recuerda cómo arrancar el coche.

Después de estrellar sus dos coches en medio de una carrera, naturalmente fracasan, pero les dan una última oportunidad. Durante el segundo intento, los dos conducen por un camino lluvioso. Hay un autobús de niños bajando, y un rayo cae sobre un acantilado cercano, haciendo que el polvo y la roca caigan en picado en la calle, causando que el autobús sea empujado por un acantilado. Goku intenta detener el autobús con su coche embistiéndolo. Cuando el plan de Goku falla, él y Piccoro entran en acción. Piccoro detiene el autobús mientras Goku destruye todas las rocas que caen con uno de sus ataques. Goku lleva el autobús de vuelta a un lugar seguro, y regresan a los instructores, que los están aplaudiendo. El anciano les dice que a pesar de haber suspendido la prueba, cambiaría su licencia cualquier día por una oportunidad de volar. La chica está de acuerdo con él.

Cuando los dos regresan a casa, su mujer descubre que no pasaron la prueba y se desmaya de nuevo.

Comentarios