Dragon Ball Z Capítulo 60 – La inquebrantable voluntad de Goku

En este epidodio Bulma grita por ser capturada y recuerda su vida problemática. Ella muerde a Blueberry, pero el soldado la sostiene y la deja caer. Bulma intenta escapar, pero no lo consigue. Escucha a escondidas la conversación de Blueberry y Raspberry y descubre que no saben nada de Bolas de Dragón, así que les explica cómo un deseo al dragón podría hacerlos más fuertes que Freezer. Les gusta la idea de la fuerza ilimitada e insisten en que ella les muestre dónde están las otras bolas.

Mientras tanto Goku utiliza el Kaio-ken y forma una esfera de energía que lanza a la atracción gravitatoria de la Máquina de Gravedad, haciendo que ésta circule por la habitación. Goku entonces reúne energía para un Kamehameha y la dispara a la esfera de energía. En lugar de contrarrestarse, se superponen y golpean a Goku, una en la espalda y otra en el pecho pero este soporta el golpe como si no fuera nada.

Mientras tanto, Blueberry y Raspberry han obligado a Bulma a usar su traje de buceo para llevarlos a las Bolas de Dragón ya que ella les ha hecho creer que están en el fondo del océano. Les lleva al Nido de Cangrejo, y les hace creer que los huevos de perla son Bolas de Dragón. Mientras intentan agarrar las perlas, Bulma aprovecha la oportunidad para atrapar la Bola de Dragón de cuatro estrellas que Raspberry puso en el suelo. Dispara un pequeño misil, derribando la cueva sobre los matones y la hace escapar. Sin embargo, los soldados también escapan, aunque el cangrejo gigante sale a la superficie y los arrastra hacia atrás. Bulma lanza la Bola de Dragón al aire por encima de su hombro y exclama que casi desea “no haber oído hablar de estas estúpidas Bolas de Dragón”. Entonces se da cuenta de que la Bola de Dragón lanzada vuelve a rodar hacia el océano. Ella la rescata, y luego espera en voz alta que Krilin y Gohan regresen pronto.

En otro lugar, un impaciente Gohan convence a Krilin para que acelere el ritmo. Desafortunadamente, el aumento de energía para volar mas rápido atrae la atención de Vegeta. El príncipe Saiyajin se sorprende de que no se dirijan a sus Bolas de Dragón (ya que ahora sabe lo del Radar Dragón), así que se dirige a encontrar lo que están tramando, pero se lleva una Bola de Dragón para asegurarse.

Mientras tanto, la temida Fuerza Ginyu está a sólo una hora del planeta Namek.

Comentarios