Dragon Ball Z Capítulo 43 – Hemos reunido las Esferas del Dragón ¡Ahora podremos revivir a Piccoro!

Dentro de una cueva glacial subterránea, Krilin y Gohan lanzan rayos para descongelar el hielo que hay alrededor de una bola de dragón atrapada. Bulma se queja a Zaacro de que todo el aire frío debe ser malo para su piel, luego se da cuenta de que Zaacro no está en ningún lado. Con la descongelación terminada, Krilin saca la Bola de Dragón del hielo, y todos aclaman, inadvertidos del peligro. Dos figuras sombrías los vigilan de lejos, el suelo cede. El trío cae sobre una losa de hielo que los lleva por un resbaladizo pasillo. Krilin es capaz de reconducirse con un Kamehameha, pero las misteriosas figuras siguen ahí y ahora una bola de nieve gigante empieza a rodar hacia ellos.

En otro lugar, el médico que atiende a Vegeta examina el daño causado a su armadura, preguntándose qué tipo de batalla podría haber causado tal daño. También le dice que Freezer ya no está en el planeta, y que Cui desea hablar con él. Vegeta responde que no tiene nada que decirle a Cui, y se marcha sin llevarse su explorador. Goku se concentra en medio de un terreno rocoso, luego desprende energía y levita una de las rocas más grandes por encima de sí mismo. Saltando, destroza la roca, pero también se lastima tanto que no puede volver a levantarse.

La bola de nieve gigante gana terreno en Bulma, Krilin y Gohan, y Bulma les pide que hagan algo. Krilin y Gohan disparan en el techo, golpeando estalactitas sueltas que caen en el camino de la bola de nieve. Sin embargo, en lugar de ralentizarla, la bola de nieve absorbe los picos, haciéndola aún más peligrosa. Justo antes de que les sobrepase, se deslizan por la boca de la cueva, justo sobre un enorme abismo. Gracias a la técnica de vuelo de Gohan y Krilin, los tres logran levitar con toda seguridad.

Krilin, que se dirige hacia la última Bola de Dragón, empieza a sentir sospecha por algo, pero no puede expresarlo con palabras a Bulma. La misteriosa pareja continúa monitoreando sus actividades, mientras siguen por un sendero bien señalizado. Mirando a su alrededor, Krilin se da cuenta de que es el mismo camino por el que persiguieron al dinosaurio. Vienen a un lago, donde el radar dice que se encuentra la última bola de dragón. Gohan salta, emocionado por estar tan cerca de traer de vuelta a Piccoro, cuando una fuerza invisible se apodera de él. Este llama a Krilin para pedir ayuda, y mientras se apresura a la ayuda de Gohan, Raiti y Zaacro se presentan, cada uno cogiendo a Bulma por un codo.

Chi-Chi pilota ella misma con el Maestro Roshi uno de los dirigibles de Bulma y finalmente encuentra al herido Goku, que sigue tendido en el suelo. El Maestro Roshi recrimina mentalmente a Goku por su indignante comportamiento.

Vegeta se abre camino por un pasillo, planeando regresar a la Tierra para terminar el trabajo que empezó, cuando es detenido por un humanoide púrpura, parecido a un pez gato, Cui, que es reconocido como el guerrero visto en el flashback de Bun como el asesino de sus padres. Se burla de Vegeta por haber sido golpeado tan duramente, además de perder a Nappa y Raditz. Le dice que Freezer está enojado con él por atacar a la Tierra sin autorización, pero pasará por alto esta violación de protocolo ya que las acciones de Vegeta llevaron a Freezer a conocer las Bolas de Dragón. Freezer pretende utilizarlos para pedir la inmortalidad, y ya está en Namek. Este también iba a ser el deseo de Vegeta, pero después de que Freezer consiga su deseo, planea acabar con la raza de namekusei. Enfurecido, Vegeta agarra su explorador y se dirige hacia su cápsula espacial. Se lanza hacia el mismísimo Planeta Namek, esperando obtener su deseo antes de Freezer.

Las intenciones de Raiti y Zaacro siguen siendo confusas, ya que liberan a Bulma y se transforman en bestias rojas amenazantes. Krilin los reconoce como las criaturas cuyas imágenes aparecieron en las paredes de la escalera que llevaba a las ruinas. El paisaje también comienza a cambiar. Al recordar los eventos de los últimos dos días, Krilin se da cuenta de que toda su búsqueda de las Bolas de Dragón estaba hecha de una ilusión tras otra. Incluso la Bola de Dragón que tenía en su mano resultó ser una piedra ordinaria. Finalmente, siendo capaz de ver las cosas tal y como son, encuentra a Gohan retenido en los tentáculos de varios monstruos marinos. Se apresura a ayudar, pero se enreda en los tentáculos de otro monstruo marino.

Vegeta está bien encaminado hacia el planeta Namek y Goku es readmitido en el hospital de Wukong, y el destino de nuestros héroes en el falso planeta Namek sigue siendo incierto.

Comentarios