Dragon Ball Z Capítulo 277 – La Tierra desaparece

El recién transformado Kid Buu se encuentra en el borde de un acantilado, mirando al mundo con los ojos abiertos. Mr. Satán dice que parece un niño; contempla atacar, pero Dende le aconseja que no lo haga. Los Guerreros Z no están seguros de si Super Buu es más fuerte o más débil por la transformación. Los inconscientes luchadores no son conscientes todavía y Goku y Vegeta se preguntan por qué.

Mientras tanto, en el mundo sagrado de los Kai, el Viejo Kai considera la nueva forma de Buu con cierta confusión, y se pregunta si esta es la verdadera forma de Majin Buu. Kibito Kai dice que sí, y revela la historia de Buu a su predecesor:

“Cinco millones de años atrás, el universo estaba en un tiempo de paz, vigilado por el Gran Kai Supremo y sus cuatro subordinados, el Kai Supremo del Oeste, Norte, Sur y Este. Sin embargo, la paz fue destruida por Majin Buu, creado por el malvado hechicero Bibidi como arma de destrucción final. A pesar de apenas poder controlar a su monstruo, Bibidi envió a Buu a destruir numerosos mundos, antes de que finalmente lo llevara a la batalla contra el Kai Supremo”.
El Kai Supremo del Este y el Kai Supremo del Norte no eran rivales para Majin Buu, que los destruyó con facilidad. El Kai Supremo del Sur luchó mejor, consiguiendo arrancarle uno de los brazos a Buu, pero la malvada criatura regeneró el miembro y lo derrotó. El Kai Supremo del Sur se convertiría en la primera víctima de la técnica de Absorción de Buu, que resultó ser la forma de Buu actual. Más poderoso que nunca, Buu fijó su mirada en el Kai Supremo del Este, que no tenía ninguna oportunidad contra el monstruo de Bibidi. Antes de que Buu pudiese terminar el trabajo, el Gran Kai Supremo intervino, haciendo pedazos a Buu. Por supuesto, Buu se regeneró y absorbió rápidamente el Gran Kai Supremo, pero la absorción transformó a Buu en una forma gorda y jovial. Poco después, Bibidi encerró a Buu, y el Kai Supremo del Este destruyó al hechicero, aparentemente acabando con la amenaza de Buu para siempre. Hasta hace poco…

El Viejo Kai se da cuenta de que el Gran Kai Supremo fue capaz de contrarrestar la malevolencia de Buu con su alma bondadosa, reduciendo el poder del monstruo y creando la personalidad inocente e infantil que vio en su estado inicial. Kibito Kai confirma esto, y explica que con todas las influencias extrañas que se le han quitado de su cuerpo, Buu ha vuelto a su estado original: implacable, demente y puramente maléfico. Mirando la bola de cristal, el viejo Kai le dice a Kibito Kai que vaya a la Tierra con los pendientes; Goku y Vegeta están en serios problemas.

En la Tierra, Kid Buu se enciende con un poderoso chillido, causando destrucción masiva sólo con su voz. Dispara un rayo hacia la Tierra, pero Vegeta lo desvía con su Final Flash y recrimina a Buu por no intentar ni siquiera luchar contra ellos primero. Goku se da cuenta de que Kid Buu pretende destruir el planeta, confiando en su capacidad regenerativa para sobrevivir a la explosión. Kid Buu confirma esto preparando otro ataque, lo suficientemente fuerte como para destruir un planeta diez veces más grande. Dándose cuenta de que no pueden detener la explosión, Goku le dice a Vegeta que agarren a sus hijos y a Piccoro; Goku usa su Teletransportación para ponerlos a todos a salvo. Mientras vuelan, Goku coge al Mr. Satán y a Dende, pero el ataque de Kid Buu ya les está afectando. Fuera de tiempo, Goku intenta hacer Teletransportación, pero descubre que no puede concentrarse. De repente, aparece Kibito Kai, coge la mano de Goku, agarra a Vegeta por la parte de atrás de su mono sin mangas, y teleporta al grupo al mundo sagrado de los Kais. Mientras tanto, la Tierra explota, llevando a Piccoro y a los muchachos con ella.

En el mundo sagrado de los Kais, Vegeta está enfadado porque Goku salvó a Dende y al Mr. Satán y no a sus hijos y a Piccoro. Mientras tanto, Kid Buu comienza a regenerarse entre los escombros de la Tierra.

Comentarios