Dragon Ball Z Capítulo 24 – ¡Adiós Ten! La técnica de sacrificio de Chaoz

Al ver una retransmisión de la batalla desde Kame House, Bulma se desgarra al ver morir a Yamcha, mientras que Puar se desmaya del susto. El Maestro Roshi consuela a Bulma, diciendo que pueden resucitarlo con las Bolas de Dragón. Krilin, enfadado por la muerte de su amigo, libera una explosión de energía que golpea a los Saiyajin y destruye a tres de los restantes Saibama. Piccoro se encarga del último, mientras que este ataca a Gohan.

Vegeta y Nappa, sin embargo, salen ileso y Nappa se ofrece como voluntario para comenzar la batalla él mismo. Al azar, escoge a Krilin y le ataca, pero Piccoro aparece en su defensa y le dispara una ráfaga. Nappa la esquiva y le da una patada a Piccoro durante la confusión, enviándolo a una roca cercana, aunque Piccoro se levanta sin muchos problemas. Sin embargo, el poder de Nappa comienza a encender y su nivel se dispara. Nuevamente, al azar, Nappa escoge a Tenshinhan para pelear, y es tan fuerte que con un simple puñetazo le corta el brazo. Tenshin intenta valientemente contraatacar, pero es brutalmente golpeado. Decidido a no dejar que otro compañero caiga, Krilin va en ayuda de Tenshinhan, pero Nappa hace un agujero en el suelo para detenerlo, matando también a Chaoz.

Sin embargo, Chaoz sigue vivo, y sorprende a Nappa con la guardia baja para pegarse a su la espalda. Cada vez mas enfurecido Nappa le rompe la espalda contra varias rocas para dañar a Chaoz, pero este se niega a dejarlo ir. Como último recurso, Nappa vuela hacia algunas rocas puntiagudas en un intento de clavarlo. Chaoz se comunica telepáticamente con Tenshinhan y se despide antes de autodestruirse. Sin embargo, Nappa se defiende en el último momento y sale ileso de la explosión, haciendo que el pequeño sacrifique su vida para nada.

Con Yamcha y Chaoz muertos, parece como si Goku, que acaba de pasar la mitad del camino de la serpiente, fuera la última esperanza de la Tierra contra los Saiyajin.

Comentarios