Dragon Ball Z Capítulo 238 – Majin Boo sigue con vida

Después de que Vegeta se suicidara para acabar con Majin Buu, Piccoro revisa el campo de batalla mientras Krilin se queda atrás con los cuerpos de Goten y Trunks. Vegeta se convertido en piedra tras eliminar toda su energía vital. El ki de Vegeta se ha desvanecido completamente, lo que significa que está muerto. Piccoro finalmente reconoce al Príncipe Saiyajin como un verdadero amigo y camarada, y silenciosamente le agradece por sacrificarse para salvar a todos los habitantes de la Tierra de Majin Buu.

Mientras tanto, Bulma, Chi-Chi, Yamcha, Videl, Androide 18 y Marron buscan a los Guerreros Z. Pueden sentir el impacto de la explosión de Vegeta. Bulma, que ha estado preocupada por su marido, inmediatamente se da cuenta de que algo le ha pasado. El Supremo Kai, aunque mal golpeado, comienza a buscar a Gohan.

Piccoro encuentra un enorme cráter y lo que queda de Babidi en él, todavía vivo. Aunque Babidi exige piedad para que Piccoro le ayude, pero este se prepara para acabar con él cuando se da cuenta de que algunas manchas rosas se están moviendo entre sí y se sorprende al enterarse de que se fusionan en una sola, regenerando de nuevo a Majin Buu, lo que significa que Vegeta se sacrificó en vano. Horrorizado, Piccoro regresa con Krilin para decirle que Majin Buu sigue vivo, y dice que deben mantener a Goten y Trunks a salvo, ya que como Goku, Vegeta y Gohan están muertos, ahora son la última esperanza de la Tierra. Vuelan a al Templo de Kami por seguridad.

Majin Buu encuentra a Babidi, y le ordena que lo cure. El monstruo lo hace a regañadientes, y juntos comienzan a buscar a Piccoro y a los muchachos.

Comentarios