Dragon Ball Z Capítulo 18 – El final del camino de la serpiente ¿Tu eres Kaio Sama?

Gohan y Piccoro siguen luchando entre sí; Gohan obviamente es superado, pero está decidido a no darse por vencido. Goku sigue corriendo por el Camino de la Serpiente. Esa noche, Gohan tiene un sueño sobre cuando Raditz atacó a su padre y se enfurece totalmente. Oye una voz que dice “Despierta, Kakarot”, y responde como si fuera Goku. Piccoro oye sus gritos y vuela hacia él. Gohan ataca a Piccoro y parece que lo está haciendo mucho mejor que antes, dándole a Piccoro una buena pelea. Piccoro sigue luchando contra Gohan, y se divide en dos seres para mejorar sus posibilidades. Mientras un Piccoro pelea, el otro mira. Piccoro, viendo que la cola de Gohan ha vuelto a crecer, deduce que sólo tarda seis meses en volver a crecer. Piccoro se da la vuelta y ve la luna, que misteriosamente ha vuelto. Piccoro mira a su alrededor y ve que proviene de la cápsula espacial original de Goku.

Mientras tanto, el Maestro Roshi, Bulma y Oolong celebran una fiesta después de encontrar todas las Bolas de Dragón. Miran la luna, ya que ellos también se dan cuenta de que ha vuelto. Gohan golpea a Piccoro haciendo que los dos seres se fusionen de nuevo. Piccoro atrapa a Gohan en una red eléctrica, pero hace que Gohan mire directamente a la luna, transformándolo en un gran simio. Piccoro evade las maniobras de Gohan y finalmente tiene que destruir la antigua cápsula espacial. Gohan se transforma de nuevo en humano y Piccoro le quita la cola otra vez.

Mientras tanto, Goku llega al final del Camino de la Serpiente. Cuando llega allí, descubre que no hay nada. Mira hacia arriba y ve un pequeño planeta en lo alto. Vuela hacia él y ve una casa y un coche. En ese momento, la gravedad hace que pese demasiado y choca contra el planeta. Ve un árbol frutal y trata de treparlo, pero se cae. Ve un mono detrás de él y asume que es el Kaiosama. Le pide que le traiga uno de los frutos del árbol, pero cae tan rápido que atraviesa la tierra. El mono baja y empieza a desfilar, así que Goku hace lo mismo, pensando que está entrenando. De repente, el verdadero Kaiosama aparece y se presenta con uno de sus chistes cursi característicos.

Comentarios